RED VELVET | Repostería Creativa - Club Bakery

RED VELVET

Hacía tiempo que estaba deseando probar a hacer una receta que no para de triunfar, y es el bizcocho Red Velvet, quizás no lo habías visto nunca pero es un pastel donde parte de Estados Unidos y ha ido triunfando con el paso del tiempo. Esta receta no es la auténtica pero yo la he versionado para hacerla mucho más fácil, sólo hay que preparar el bizcocho tradicional y añadirle el colorante rojo, después hay que añadir un frosting de queso que es muy fácil de preparar y decorarlo con frutos secos o lo que más te guste, ésto es opcional. A si que si tienes un ratillo y quieres echarle un vistazo, adelante!!






INGREDIENTES ADICIONALES
-leche condensada
-mezcla de frutos secos
-gotitas de chocolate negro y blanco
-sirope de fresa para echar por encima de los frutos secos (opcional)

PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO
Precalentamos el horno a 180 grados.
Engrasamos la fuente del horno con mantequilla o con un poco de aceite de girasol, también puedes forrar la bandeja con papel de horno, para que se quede pegadito úntala con un poco de aceite.

NOTA: las claras tienen que estar totalmente limpias sin ningún resto de grasa ni de yema, porque sino será muy difícil batirlas a punto de nieve. Igualmente haremos con el recipiente donde se van a batir, tendrá que estar totalmente limpio sin ningún resto de grasa.

1Yemas y azúcar: lo batimos bien bien, todo junto hasta que doble su volumen , parezca ligero y de color casi blanco, tómate tu tiempo.


2- Esencia de vainilla: lo añadiremos a la mezcla anterior.

3-Aceite, leche y la mezcla de colorante: lo añadimos poco a poco, batiendo a velocidad baja y sin bajar el volumen de la masa.

4-Harina y levadura: juntamos estos dos ingredientes, echamos la mitad de esta mezcla en el tamizador y lo incorporamos a la anterior mezcla, la de las yemas, removemos a velocidad baja. Continuamos añadiendo la otra mitad de la harina y levadura, también tamizada y a velocidad baja. Apartamos.

5- Claras y pellizco de sal: Lo batimos bien bien, a punto de nieve, sabrás que está bien batido cuando vuelques el recipiente boca abajo y no se caiga nada, por arte de magia se quedará pegado en el recipiente.

En las fotos podemos seguir los pasos,en las fotos no he echado colorante.



En el mismo cuenco donde hiciste la primera mezcla vamos añadiendo las claras, empezaremos echando la mitad y con la espátula lo vamos mezclando lentamente con movimientos envolventes, con cuidado de no bajar el volumen de la mezcla.

Ahora ya echamos la mezcla en la bandeja que teníamos engrasada, no te preocupes de si se irá a pegar porque esta receta es una maravilla, cuando esté hecho el bizcocho y se enfríe se podrá desmoldar perfectamente.
Lo metemos en el horno y esperamos alrededor de 40 minutos, para saber si está hecho meteremos una aguja de punto o algo similar, si sale la aguja limpia entonces ya tienes el bizcocho hecho, pero si sale manchada entonces tendrás que esperar otro ratito y probar a ver otra vez con la aguja, hasta que salga limpia.
Una vez sacado del horno esperamos a que se enfríe y ya podemos desmoldarlo.

ELABORACIÓN DEL FROSTING

Echamos la mantequilla en un cuenco y la batimos hasta que quede cremosa y haya subido de volumen, a continuación vamos echando el queso poco a poco sin dejar de batir, y por último añadimos el azúcar también poco a poco. 

Partimos el bizcocho por la mitad y rellenamos con el frosting.

Sólo queda decorar el bizcocho, lo rociamos de leche condensada y echarmos la mezcla de frutos secos y las gotitas de chocolate. El sirope de fresa como era opcional eso está a gusto del consumidor, si te apetece lo echas por encima y sino lo dejas como está, jeje.

Espero que si has llegado a realizar esta receta, que te haya quedado de película. Sígueme que pronto pondré más recetas para triunfar, hasta pronto!!